Redacción Oxígeno
22/12/2014 - 12:35

Las instalaciones eléctricas precarias son la primera causa de incendios

En lo que va del año se han registrado 122 incendios por esta causa. Las instalaciones de gas y la falta de mantenimiento es otra bomba de tiempo en los mercados y domicilios.

Foto: El Día

22 de diciembre (El Día).- Las instalaciones eléctricas precarias se convierten en la primera causa de incendio en la ciudad de Santa Cruz, según un informe de la unidad de bomberos de la Policía que registra al año alrededor de 150 incendios por esta razón.

De acuerdo con esta instancia, la mayoría de los casos se producen en domicilios debido a la poca precaución e improvisación con que se manejan los procedimientos de instalación establecidos por la Cooperativa Rural de Electrificación (CRE).

No hay una cultura de prevención

 De acuerdo con el responsable de Estadísticas de la unidad de bomberos, Antonio Piérola, hasta noviembre se habrían registrado 122 incendios por causas eléctricas, mientras que en 2013 se atendió 145 siniestros por esta misma causa.

"Hay mucha precariedad en las instalaciones y esto puede ser una bomba de tiempo, no solo en el área comercial y económica, sino que es alarmante que gran parte de estos conflictos se generan dentro de domicilios", señaló.

Según menciona, la instalación de "chanchitos" o toma corrientes y alargadores, que es frecuente en nuestro medio, deriva en una serie de riesgos y exposiciones a la población que desconoce los riesgos que provoca el uso de estas herramientas para el funcionamiento de equipos de alto consumo de energía, los cuales deben ser usados recomendablemente de forma temporal.

"Hay una tendencia en gran parte de la sociedad, por sobrecargar los elementos que sirven de extensiones de energía pero además de taparlos con cartones, ropa y otro tipo de combustibles que con el tiempo se pueden convertir en una causa de incendios", señala el experto que no deja fuera las zonas comerciales.

Justifican los riesgos a la falta de educación y control

No están fuera de riesgos los mercados, donde basta hacer un recorrido de una hora para poder verificar la clandestinidad y la improvisación con que manejan elementos de alto riesgo que no solo se limitan a las instalaciones eléctricas, sino también de gas natural o gas licuado de petróleo, que son la segunda causa de emergencias que atienden las unidades de salvataje.

"No pasa nada, es momentáneo, debido a la Navidad, pero una vez pasen las fiestas serán retirados", señala una mujer que no quiere identificarse, pero admite el riesgo al que se expone al tener una extensión precaria que cuelga sobre la carpa que sirve como techo de su negocio de comida en la calle".

"Aquí todo funciona así y nunca, gracias a Dios, ha pasado algo grave, porque lo desenchufamos", dijo en tono molesto la señora Casilda Colque en el mercado de la rotonda del Plan 3.000, donde la improvisación se refleja con un chiperío de cables que vienen y van de uno a otro lado sin alguna precaución y a la intemperie.

"Aquí cada uno hace lo que puede, esto debería ser responsabilidad de las autoridades, pero así nos dejan y así estamos, Dios no quiera que pase alguna tragedia", señala Clotilde Peña, en el mercado La Ramada.

"Esto es un peligro no solo para ellos, ya que el ciudadano que viene a estos lugares también expone su vida, yo creo que las autoridades deben ver este tipo de riesgos, porque de generarse un siniestro las pérdidas serán mayores", dijo Carlos Pereira, un cliente del mercado La Ramada que destacó la necesidad de un control por parte de las autoridades.

Los mercados son una bomba de tiempo

 Si la observación se profundiza en los comedores, también se puede evidenciar que existen otros elementos que pueden ser letales, como la informalidad y falta de cuidados con que se manejan las garrafas de GLP y las mangueras de conexión de estas.

"Muchas comerciantes, ante todo en la venta de comidas, invierten poco en este tipo de cuidados, pese a que son fundamentales, si se toma en cuenta las pérdidas que pueden registrarse de pasar un siniestro", señala el hombre que lamenta la falta de políticas preventivas en el sector gremial.

No obstante, afirma que en algunos ven los controles como algo negativo. "Nosotros realizamos controles periódicos en los mercados, pero en algunos casos nos evaden y hasta se disgustan que se los capacite por su bien", señaló el uniformado a tiempo de indicar que su instancia de momento se ve limitada para hacer controles debido a la falta de personal y también a un marco legal que lo respalde.

"La prevención es una tarea de todos, tanto de usuarios como de las autoridades y los organismos de seguridad, es por ello que se está viendo la forma de concienciar a la gente sobre los factores que exponen su seguridad e integridad, parte de ese trabajo va a ser posible gracias a la aplicación de la ley nacional de bomberos donde fija claramente nuestras competencias", señaló.

Entre las situaciones van creciendo como una bomba de tiempo.

///

Publicidad

El Periódico Digital OXIGENO.BO, es desarrollado y administrado por Gen Film & Crossmedia Ltda. Teléfono: 591-2-2445455. Correo: info@gen.com.bo